Fachas de carnaval

El carnaval, espejo efímero y burlesco, segrega guirnaldas de reflejo y existencia. Los cuerpos se abren al mundo exterior o se dejan penetrar por él a través de orificios, protuberancias, carnosidades, ramificaciones y excrecencias, amparados en una desintegración pasajera. Aunque sucumben al arrojo desorbitado, jamás dejan de ser conscientes de que, finalmente, la carne es el límite de los gestos.

Galería de óleos:

Galería de acuarelas: